Se trata de una técnica de diagnóstico y tratamiento basada en la movilidad del sistema cráneo-sacral. Este sistema está compuesto por las membranas (meninges) y el líquido cefalorraquídeo que rodean y protegen al encéfalo y la médula espinal.

Se extiende hacia los huesos del cráneo, la cara y la boca, y desde el cráneo llega a su extremo inferior que es el sacro-coxis (el hueso final de la columna). El líquido cefalorraquídeo baña todo el sistema en un ciclo constante. Un desequilibrio o restricción en algún punto del sistema puede ser causa potencial de numerosas alteraciones sensitivas, motoras o neurológicas en el cuerpo.

Elimina cefaleas, bruxismo, dolores diversos en ojos, oídos, cuello y musculares de la columna vertebral.

Pida su hora en Bioquantum
Solicite su atención con nuestros profesionales.

*/ ?>